Publicidad:
La Coctelera

Colombian children flee home rather than fight for rebels

Tomado de http://www.thestar.com/News/World/article/548043

Síntesis:

Por RCI, Canadá

DENUNCIAN MASIVO RECLUTAMIENTO DE MENORES POR PARTE DE LAS FARC

Informes indican que el grupo rebelde colombiano FARC está reclutando más niños para su lucha contra el gobierno. Las FARC han usado a menores de edad en sus 44 años de guerra, pero en la actualidad llevan a cabo una campaña de reclutamiento más agresiva, para tratar revertir la merma de su fuerza de combate. La situación está forzando a las familias a dejar sus hogares, porque no quieren entregar a sus hijos a los rebeldes. El gobierno sostiene que las FARC sufrieron una baja cercana a la mitad de sus 17 mil combatientes, desde que el presidente, Álvaro Uribe, llegó al poder hace 6 años, prometiendo combatir a los insurgentes.

Original:

December 03, 2008


Reuters News Agency

VILLAVICENCIO, COLOMBIA – Colombia's Marxist rebels, their ranks depleted by record desertions and military defeats, are stepping up recruitment of children in a desperate bid to prolong their war against the state.

More and more families say they are being forced to leave their homes under threat of having their children taken off to fight with the Revolutionary Armed Forces of Colombia, known as the FARC, and other cocaine-funded militias.

The FARC has long used children in its 44-year-old war but is recruiting more aggressively to try to make up for a sharp decline in its fighting force.

One girl in the impoverished central province of Meta said the guerrillas first tried to persuade her to join by saying she would be helping defend her people against the rich.

Only 12 years old and not too interested in revolutionary politics, she just shrugged her shoulders. Then they sent good looking boys to buy her soda-pop and dance with her at the local makeshift disco, furthering the recruitment effort.

She still refused, so they threatened to hurt her. That was when she fled with her family, joining an estimated 3 million Colombians displaced by the war.

"At first it was kind of like a seduction. Then they started saying, 'You have to do this,'" said the girl, who now lives at a school for displaced children in Villavicencio, Meta.

She asked not to be named, fearing the FARC might track her down and seek reprisal. Her parents are back living in her home town hours away.

Violence has fallen in recent years thanks to a U.S.-backed security push that has pummelled the FARC in many parts of the country as the war turns into little more than a turf battle over drug-smuggling routes.

The government says the rebel army has been cut in half from around 17,000 fighters when President Alvaro Uribe won power six years ago on promises of crushing the insurgency.

TRAINED TO KILL

The FARC is widely despised in Colombia and it has become harder for rebel leaders to recruit even in areas it still controls, so experts say it is looking to recruit boys and girls who can be more easily indoctrinated.

Other armed groups are using similar tactics, making the recruitment of children and adolescents the principal problem of the conflict today, said Jorge Rojas, head of CODHES, Colombia's main human rights organization.

"Most 18-year-olds have already decided against getting involved in the war. But a child of 12 has not formed any opinions and can be trained to kill without remorse. By the time they are 18 they are cold-blooded assassins," Rojas said.

"It is very hard for them to recover socially and psychologically because they don't understand the dimension of what they've done," he said. "So the longer this type of recruitment goes on, the longer the war is likely to last."

CODHES says 270,000 people were forced out of their homes in the first half of this year, a 41 per cent jump from the same period in 2007.

Most were forced out by fighting between the army and the FARC, the rearming of far-right paramilitary groups that had demobilized, and fear over child recruitment, Rojas says.

Colombia has the world's biggest displaced population after Sudan, says the United Nations, which is getting more reports of families leaving their homes to prevent their children from being taken away by illegal armed groups.

"More and more witnesses are telling us that their displacement is linked to this issue," said Giovanni Lepri, head of the U.N. refugee agency office in Villavicencio, where Colombia's southern flatlands meet the Andes mountain chain.

Children are used by rebels and paramilitaries to gather information about who is coming and going from the towns they control. They can also be used to transport small arms in the book bags they sling over their shoulders and carry out other tasks under the noses of unsuspecting police.

Children as young as 10 are recruited, although they generally do not become armed fighters until they are at least 13.

Guerrilla fighters used to order bread from the bakery owned by the family of another girl, named Viviana, in a town called La Julia in the province of Meta. They would let her brothers hold their guns, telling them they should join up.

"They were persistent. When my father told them to leave us alone, that we would sell bread to them but nothing more, they threatened us," she said. "We left the bakery behind. We had to get out."

Violencia sexual en Colombia

Tomado de UNIVISION.com
http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/noticias/7292536.html#
Más de 721.000 mujeres han sido violadas en Colombia (informe)

11 de Octubre de 2007, 09:05am ET
BOGOTA, 11 Oct 2007 (AFP) -
En Colombia, más de 721.000 mujeres entre 13 y 49 años de edad han sido víctimas de abuso sexual, y de ellas alrededor de 339.000 fueron violadas antes de cumplir 15 años, según un informe de la estatal Profamilia, divulgado este jueves.
El documento "Violencia sexual en Colombia", precisa que en el 76% de los casos, los agresores son conocidos de las víctimas, muchos de ellos familiares.
El informe tuvo como base de análisis la información de 41.344 encuestas hechas a niñas y mujeres entre los 13 y los 49 años, de todos los estratos económicos en áreas rurales y urbanas.
"El 6% de las encuestadas habían sido violadas una o más veces", dijo a periodistas Ana Vega, subdirectora de investigaciones de Profamilia.
El estudio, que sitúa en 721.246 el número de víctimas de abusos sexuales, destaca que las mujeres más vulnerables son aquellas que están en condición de desplazamiento por el conflicto o que se desempeñan en trabajos inestables.
Además, se encontró relación entre las agresiones sexuales y la violencia intrafamiliar, y se halló que el 12% de las mujeres que alguna vez han estado casadas o mantuvieron una relación permanente, fueron violadas por su esposo o compañero, especialmente en el rango de entre 30 y 44 años.
Las mujeres en Colombia representan el 51,2% de la población total, calculada en 41,2 millones de habitantes, según el último censo.
cop/fj
Tomado del Colombiano.com de Medellín, 11 de octubre de 2007
La violencia sexual se ensañó con 721.246 mujeres


En el año 2006, en Medellín se denunciaron 1.042 casos de este tipo.
La mitad de ellas antes de los 15 años, reveló encuesta de Profamilia.
En Colombia el seis por ciento de las mujeres han sido violadas.

Colprensa, Bogotá
En Colombia el seis por ciento de las mujeres han sido violadas y de esta cifra, la mitad sufrió esta experiencia antes de cumplir los 15 años de edad.

Lo más preocupante es que la denuncia sólo alcanza el 23 por ciento de los casos, porque la mayoría prefiere callar porque quiere resolverlo sola, le da pena, temor o desconfianza.

Estos son los datos que halló Profamilia tras la entrevista a 41.344 mujeres entre los 13 y 49 años de edad, que amplió la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de 2005.

Los agresores sexuales son personas conocidas en un 76 por ciento de los casos, entre ellos se encuentran amigos, parientes, ex marido o ex novio, padrastro y padre.

Por regiones la zona que registra los mayores índices de abuso sexual es el centro del país con casi el 30 por ciento de los casos, mientras que la Costa Atlántica tiene el más bajo con el 15 por ciento.

De las 721.246 mujeres que han sido víctimas de este fenómeno, las más afectadas son aquellas que sólo tienen educación primaria, por lo que se estima que la preparación académica es un factor que determina la situación de estas mujeres.

Al mismo tiempo éstas se desempeñan principalmente en el sector informal de la economía, por lo que se constituyen en un grupo vulnerable. Por esa condición existe tendencia mayor de violaciones a mujeres víctimas de desplazamiento e involucradas al conflicto armado.

Del abuso se derivan complicaciones en salud, como el riesgo de contraer el VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

Después de episodios de golpes en mujeres abusadas sexualmente el estudio de Profamilia encontró que éstas quedan más susceptibles al deseo de suicidio, baja autoestima, afectación en la relación con los hijos y disminución de la productividad.

El asesor científico de Profamilia, Carlos Vargas, dijo que de las más graves consecuencias de la violación sexual se deriva el embarazo no deseado, por eso, sugirió a las víctimas acudir a esta entidad para buscar ayuda dentro de las 72 horas de ocurrido el episodio y tomar opciones como la anticoncepción de emergencia a un bajo costo. Para otros temores como infecciones de transmisión sexual también se pueden tomar medidas.

Por su parte, la directora ejecutiva de Profamilia, María Isabel Plata, sostuvo que la casa deja de ser un sitio seguro, pues en este lugar ocurren la mayoría de agresiones sexuales.

"Para que los hombres adictos al fútbol, comprendan la situación, las mujeres violadas en el país equivalen a formar una fila para llenar el Estadio el Campín 13 veces", explicó Plata.

Preocupan los indicadores
Los vínculos de hogar son un espacio frecuente para el abuso sexual: el 12 por ciento de las mujeres que alguna vez han estado casadas o en unión libre han sido violadas por su compañero.

Pese a que las mujeres violadas por su pareja tienen alta participación en el mercado laboral y jefatura femenina de hogar sus niveles de autonomía no van en la misma tendencia.

Entre quienes han sido abusadas por su pareja el 2.4 dijo estar embarazada al momento de la encuesta.

El 45 por ciento de las violadas por su pareja aseguró que no deseaba esa concepción.

"Nos parece inaudito que en la casa y en la pareja esto ocurra, no tiene justificación ¿Por qué temas tan íntimos e importantes para la vida no se hablan?", cuestionó el asesor.

En Medellín
Según datos suministrados por la recién creada Secretaría para las Mujeres, en la ciudad los casos de violencia sexual en 2006 sumaron 1.042.

Comparando los años anteriores se encuentra que en 2004 esta misma cifra fue de 858 casos, en 814 de ellos las víctimas fueron mujeres.

Para el 2005 la cifra descendió a 482, pero de igual forma las más violentadas fueron ellas, con 415 reportes. Estos datos, empero, son los recogidos por la Unidad de atención de las violencias sexuales de la Fiscalía General de la Nación.

Y el año pasado, Medicina Legal reportó 1.042 casos de violencia sexual, 882 de los cuales eran contra mujeres.

Advierte Silvana González, consultora de dicha Secretaría, que la cifra sea más alta no necesariamente indica que la violencia sexual se hubiera disparado, "lo que puede indicar es que aumentó la conciencia sobre la importancia de denunciar".

Para que no pase más, Avise
Nombre: Violencia Sexual en Colombia. Estudio a profundidad de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2005.

Realizada por: Profamilia
Muestra: 41.344 mujeres de 13 a 49 años de 32 departamentos del país con representatividad urbana y rural en cada uno de ellos.

Objetivo: Analizar las variables relacionadas con la violencia sexual.

Metodología: En primera instancia fueron seleccionadas las variables que tuvieron diferencias significativas en la proporción de mujeres violadas, con estas se ajustaron modelos de regresión logística y se seleccionaron las que mejor explican estadísticamente la violencia sexual (Análisis discriminante).

Fecha de realización: Entre el 7 de octubre de 2004 y 13 de enero de 2005.
Puedes Accecer al Informe en Profamilia, siguiente enlace:
http://www.profamilia.org.co/encuestas/02consulta/13violencia/04violacion.htm


¿Deben los menores de edad participar en manifestaciones públicas?

por Natalia Rey
22 de agosto de 2007
Tomado de: http://www.voltairenet.org/article150936.html

Fotografía: Alvaro Pio Fernández, El País.com.co

Una discutida propuesta en el Concejo de Bogotá llevará a determinar si los menores de edad pueden tomar parte en marchas y protestas públicas.
El Concejo de Bogotá será, en las próximas semanas, el escenario en el que tendrá lugar un debate muy importante sobre los derechos y deberes de los menores de edad, pues se definirá si los niños y adolescentes pueden participar en marchas y en protestas públicas en la capital.
La propuesta que busca prohibir que los menores participen en manifestaciones que no son organizadas por ellos es liderada porla bancada Peñalosista "Por la Bogotá que queremos", de la cual hacen parte los concejales Gilma Jiménez Gómez, Jairo Rodríguez Valderrama y Lariza Pizano Rojas.
Los tres políticos deberán rebatir los argumentos de quienes rechazan radicalmente la propuesta, contenida en el documento llamado "Proyecto de Acuerdo número 304 de 2007". Entre ellos, el más vehemente opositor es Aurelio Suárez Montoya, candidato al Concejo de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo.
La propuesta
El propósito del Proyecto de Acuerdo que lidera Gilma Jiménez Gómez, vocera y encargada de los temas sociales en la bancada Peñalosista, es prohibir que padres de familia y organizaciones "obliguen, induzcan o permitan que las niñas, niños y adolescentes participen en marchas y en tomas de infraestructuras en la ciudad de Bogotá convocadas por adultos [
1]
Las razones principales que aducen los concejales en el documento es que las manifestaciones públicas ponen en riesgo la integridad física de los menores y, además, "irrespetan su integridad intelectual al hacerlos participar en materias que no entienden y que no son propias de su edad".
Así mismo, argumentan que es "indignante y preocupante" ver cómo los adultos y las organizaciones que convocan a las protestas "utilizan cada día más y de manera irresponsable a niñas, niños y adolescentes para nutrir sus movilizaciones, para cargar sus pancartas, para tomarse la infraestructura educativa e interrumpir la movilidad".
Así lo ratificó Gilma Jiménez a Actualidad Colombiana, al afirmar que "lo más importante es que están poniendo en riesgo la vida de los niños. Yo, por cuenta de la democracia, de la libre protesta y de la libre movilización no quiero ver el cadáver de un niño [
2]
"Yo entiendo la protesta social –continuó Jiménez— y me parece absolutamente legítima, me parece parte de la democracia y de la civilización que la gente salga y proteste. Y los menores pueden protestar, pero en sus temas, con su lógica y con su lenguaje, en lo que les preocupa en el día a día, pero hay asuntos que son responsabilidad del adulto que no tienen por qué ser de los niños".
La concejal se refiere a que el Proyecto de Acuerdo busca prohibir la participación de los menores en marchas, pero exclusivamente en aquellas que sean lideradas y organizadas por adultos. En el caso de los asuntos que preocupan a los menores (tres ejemplos que entregó Jiménez son la violencia, la infraestructura escolar y la salud sexual y reproductiva), ellos estarán en todo su derecho de protestar pacíficamente y en su lenguaje.
Por lo anterior, también criticó la participación de los menores en las recientes marchas, como las de la despenalización del aborto, la visita del presidente George W. Bush o el debate sobre los derechos de las comunidades LGBT. "No me parece correcto –argumentó- que un niño esté pensando sobre el tema del aborto o que tenga expresiones homofóbicas sin que sepa qué es un homosexual [
3]
Eso no es de los niños. Esos son unos adultos que le delegan la responsabilidad de la protesta a los niños".
"Lo más importante –ratificó la concejal a modo de conclusión- es mandar mensajes de sociedad, entre lo que es correcto y lo que no es correcto. Esta sociedad debe empezar a entender que los derechos de los niños son sagrados y a respetarlos, y hay que empezar por lo cotidiano".
Lea el documento completo del Proyecto de Acuerdo 304 Escuche las declaraciones de Gilma Jiménez
Las críticas
Poco después de que se diera a conocer el Proyecto de Acuerdo 304, Aurelio Suárez Montoya, candidato al Concejo de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo (PDA), envió una carta abierta en la que revela una serie de críticas al proyecto en cuestión.
En su documento, Suárez Montoya argumenta que se trata "de un absurdo de esencia autoritaria y evidentemente violatorio del ordenamiento jurídico colombiano y, en particular de los derechos cívicos de quienes ustedes de manera indistinta, como en una especie de "bombardeo" al bulto, llaman niños y niñas, adolescentes, menores de edad y hasta con el código, inexistente en el idioma español, Niñ@s. [
4]
En específico, lo que quiere resaltar el Candidato es que la propuesta que busca prohibir que los menores participen en marchas es antidemocrática, porque en lo que se debe hacer énfasis es en educar a los menores de edad para que aprendan a reconocer y a hacer respetar sus derechos, como lo es el derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.
Así lo reconoció en entrevista con Actualidad Colombiana: "Acá lo importante no es saber cuál es la posición de los niños frente a cada tema. Lo importante es que los jóvenes, entendidos como los entiende el derecho internacional, es decir los menores de edad, aprendan a ejercer sus plenos derechos ciudadanos y civiles. Eso es una garantía para la democracia".
Suárez Montoya también mostró su inconformismo con la posición de los proponentes, según la cual hay temas específicos para los menores y asuntos de interés exclusivo para los adultos. Argumentó en su crítica que si bien existen distintas etapas de construcción del pensamiento, es una idea primitiva indicar que hay temas para "edades particulares".
Y recuerda en su carta abierta que, aunque los menores de edad no tengan el suficiente conocimiento sobre algunos temas de los que hoy se encargan principalmente los adultos, son asuntos que de todos modos los afectan.
"Vale notar que a los proponentes les parece de la más estricta especialidad para los adultos el Tratado de Libre Comercio, que regirá de manera indefinida el futuro de los millones de niños de hoy; la reforma constitucional al régimen de transferencias, que afecta en especial a la educación básica y a la salud públicas; y el aborto, que atañe a temas sobre los que deben formarse los menores de edad, como el del derecho de la mujer sobre su cuerpo".
Por todo lo anterior, el candidato por el PDA insistió en su argumento principal: "El aspecto principal es éste, que quiero resaltar: de lo que se trata es de discutir qué es lo más importante para nuestros niños. Lo importante es educarlos ahora de jóvenes a que se puedan expresar. La discusión es si los jóvenes, cuando quieren expresarse, aprenden a ser ciudadanos. Lo que piensen sobre los distintos temas es un asunto que se da poco a poco".
Pronunciamiento de la Veeduría Distrital sobre el Proyecto de Acuerdo
La Veeduría Distrital, en un pronunciamiento dirigido al Concejal Bruno Díaz Obregón (quien será ponente en el debate), resaltó que "mediante un Acuerdo Distrital resulta improcedente limitar el ejercicio de un derecho fundamental, toda vez que ello resultaría contrario a la Constitución, los tratados internacionales y haría nugatorio una de las manifestaciones eminentes de la libertad general de actuar, esencial en una democracia participativa".
Específicamente, la Veeduría se refirió a la Convención Internacional de los Derechos de las Niñas y los Niños para justificar que los menores son "sujetos de derechos", lo que implica "un salto cualitativo a favor de los infantes y los adolescentes como hacedores de su propia vida". Lo complementó con otros tratados internacionales y leyes [
5], entre los cuales se encuentra la Ley 375 de 1997. Ésta sirvió a la Veeduría para argumentar que "la participación se convierte en una condición esencial para que los jóvenes sean actores de su proceso de desarrollo".
En el pronunciamiento se concluye que "no cabría dentro de las atribuciones del Concejo de Bogotá, y no podría ser de otra manera, limitar el libre ejercicio que tiene todo ciudadano de participar políticamente, ni mucho menos limitar el ejercicio de otros derechos consagrados por la Constitución como fundamentales".
Independientemente de la aprobación del Proyecto de Acuerdo, lo cierto es que el debate promete referirse a temas que afectan directamente a los menores y a sus derechos y deberes como ciudadanos, con el único fin de cuidar, como lo señala el artículo 44 de la Constitución Política, que los derechos de los niños prevalezcan sobre los derechos de los demás. No en vano, es la única meta en que coinciden tanto Gilma Jiménez y su bancada, como el candidato Aurelio Suárez.
Otras voces sobre el Proyecto de Acuerdo 304 de 2007
Carolina Piñeros Ospina, directora ejecutiva de la fundación de padres de familia Red PaPaz:
"Específicamente este tema no se ha debatido en Red PaPaz, pero considero importante que se den estos debates que pretenden proteger a los menores de 18 años. Sin embargo, en términos generales, aplaudimos las acciones de la ciudadanía en que se participa pacífica y organizadamente."
"Evidentemente hay marchas enriquecedoras de las que ningún ciudadano debería marginarse, incluidos los menores de 18 años, como la marcha condenando el secuestro. No olvidemos que niños, niñas y adolescentes son sujetos de derechos y uno de ellos es el derecho a la participación."
Martha Cecilia García, investigadora en temas de movimientos sociales del Centro de Investigación y educación Popular, Cinep .
"Al entender a los niños y adolescentes como incapaces de ser autónomos me surgen unas preguntas: Hay un énfasis en todo el sistema educativo básico en la formación de ciudadanos responsables. ¿Qué más asunto público que el futuro de la educación, la salud y el saneamiento básico con la limitación de las transferencias? ¿Acaso la educación no es asunto que le preocupe a los niños y adolescentes? Entiendo perfectamente que a medida que vayan creciendo su comprensión se irá ampliando, pero yo no le puedo negar a un muchacho que pregunte cuál va a ser su futuro como educando, como universitario y como trabajador".
"Otro punto que me llama la atención de la exposición de motivos tiene que ver con la afirmación de que la participación de menores en las manifestaciones ‘irrespeta su integridad intelectual’. A mí me parece que el proyecto irrespeta la capacidad intelectual de los muchachos de ponerse a tono con las cuestiones que hacen parte de lo público en un momento en el cual le ponemos mucho énfasis a una educación de ciudadanos".
[1] [1Tomado del Proyecto de Acuerdo número 304 de 2007 "Por el cual se modifica y adiciona el acuerdo 79 de 2003, Código de Policía de Bogotá".
[
2] [2Sobre este asunto, una de las normas que, en opinión de los concejales, sustenta el proyecto es el artículo 32 del Código de Infancia y Adolescencia, que indica que los niños tienen derecho de reunión y asociación "sin más limitación que la que imponen la ley, las buenas costumbres, la salubridad física o mental y el bienestar del menor".
[
3] [3La concejal se refiere al debate sobre la igualdad de derechos para la comunidad LGBT, en la que ella reconoció que unas "organizaciones de carácter religioso sacaron a otros niños a gritar ‘sí a la familia, homosexuales no". (Escuchar audio)
[
4] [4Carta Abierta de Aurelio Suárez a los concejales de "Por la Bogotá que queremos". Sobre este asunto, Gilma Jiménez reconoció que en el debate va a tratar de limitar el Proyecto a los menores escolarizados.
[
5] [5La Veeduría también citó la Ley 1098 de 2006, la Opinión Consultiva No. Oc-17/2002 del 28 de agosto de 2002, solicitada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Expediente de Tutela Número 1778 de 1992.